Sed excesiva en perros: 7 hechos y consejos (para polidipsia)

Animales y mascotas , Noticias •         Vistas: 49

Puede ser difícil saber cuánto bebe un perro en un día, ya que pueden ser bebedores desordenados, o puede que no esté cerca para ver que suceda. Un perro necesita alrededor de ½ a 1 onza de agua por libra de peso. Entonces, un perro de 8 libras necesita alrededor de una taza de agua al día.

Los cachorros o los perros súper activos tienden a tener más sed, lo cual es normal. Dicho esto, si siente que su perro está bebiendo mucho más de lo necesario, podría ser un signo de un problema grave. Presta atención a cualquier patrón de sed extrema y actúa en consecuencia.

Usa el sentido común

Sin embargo, es importante no minimizar la sed excesiva tampoco. Los perros súper sedientos pueden estar tratando de decirnos algo: ¡no se sienten bien! Un poco de sentido común siempre ayuda mucho. ¿Es un día caluroso? ¿Acaso tuvieron una caminata larga o un juego excesivo? Si su perro está bebiendo agua en esas situaciones, es posible que ya tenga su respuesta.

Hágase preguntas como "¿Orina más a menudo?", "¿Se comporta de manera diferente?" Si no está seguro, como siempre, llame a su veterinario y programe una cita. ¡Más vale prevenir que curar!

Realizar un control de diabetes

Aquí hay un buen video que describe la diabetes del perro y qué hay que tener en cuenta (la sed puede ser un síntoma).

La diabetes del perro es una razón común por la que su cachorro puede estar buscando el tazón de agua con más frecuencia. Es causada por una producción insuficiente de insulina, y al igual que en los humanos, no es un paseo por el parque.

Tendrás que consultar con tu veterinario para asegurarte, pero si tu perro tiene diabetes y tiene sobrepeso, reducirlo puede ayudar. Hable con su veterinario sobre la creación de un plan de dieta que ayude a su mascota a sentirse más saludable.

La enfermedad de Cushing o de Addison también se ha relacionado con una sed excesiva. La enfermedad de Cushing es común en perros de edad avanzada y puede pasarse como signos de envejecimiento. Asegúrese de buscar otros síntomas como aumento de la micción, pérdida de cabello y debilidad muscular. El envejecimiento puede ser el culpable de su perro sediento, especialmente porque la enfermedad hepática y renal es común en los cachorros mayores. El traumatismo o la infección del perro también pueden desencadenar enfermedades del hígado y los riñones. La mayoría de los veterinarios pueden realizar pruebas para estas cosas.

La enfermedad de Addison es más rara, pero si no se trata, puede ser fatal. Sin embargo, si se diagnostica, los suplementos hormonales pueden ser todo lo que necesita para que su perro se sienta mucho más como él.

Entonces, el mantra del día también es cierto aquí: si crees que tu perro podría tener una de estas enfermedades, haz que revisen a tu cachorro.

¿La dieta de tu perro le da sed?

Los perros que comen croquetas también pueden estar buscando el tazón de agua con más frecuencia. Cuida lo que alimentas a tu perro, ya que la comida de algunas personas puede ser dañina.

Por ejemplo, el chocolate, la cebolla y el ajo son tóxicos, y los altos niveles de sodio pueden ser dañinos.

Pueden estar suplicando y darle la mirada de cachorro, ¡pero no te rindas! Es por su propio bien.

¿Está tomando medicación?

Su perro puede tener sed no por una infección o enfermedad, sino por su medicamento. Los medicamentos antiinflamatorios utilizados para el asma o las alergias tienden a hacer que los perros tengan más sed. Las convulsiones o los medicamentos para la insuficiencia cardíaca también podrían ser los culpables.

¿Está deshidratado tu perro?

Esta es probablemente la respuesta más obvia aquí: su perro podría beber demasiado porque está deshidratado. La dieta, los días calurosos, el ejercicio, la infección o la enfermedad pueden hacer que un perro se sienta deshidratado.

La deshidratación es un problema muy grave que requiere una acción inmediata. Busque otros signos como el comportamiento letárgico o la lengua seca.

Desarrollar una rutina

Será más fácil notar cualquier cambio en la cantidad de agua que se consume si observa una rutina. Aproximadamente a la misma hora todos los días, rellene su tazón asegurándose de llenar aproximadamente la misma cantidad cada vez.

Incluso puede marcar el tazón con una línea guiada para ver cuánta agua consumieron. Si están bebiendo todo el tazón y buscando más, no los prive de agua. En cambio, contacte a su veterinario.

Cuando tengas dudas, ve al veterinario

Obtener un examen de salud completo puede ser crucial para determinar por qué su perro está bebiendo demasiada agua. Hablar con su veterinario es la mejor manera de obtener una respuesta definitiva.

Beber agua en exceso no debe tomarse a la ligera. A veces, no es nada. Otras veces, sin embargo, puede ser bastante grave. ¡Así que ve a lo seguro!